El mes de diciembre es la fiesta de la agenda. La agenda se rellena de eventos, de desayunos, almuerzos, meriendas y cenas con familiares y amigos que vuelven a casa por Navidad, con colegas de trabajo y de ex trabajos, vecinos y desconocidos. La agenda también incluye las listas de turrones, uvas, roscos y Reyes. Cuando quieres darte cuenta estás al pie de la cuesta de enero, exhausto, agotado y con una planificación de objetivos que conseguir que elaboraste antes de final de año, tal y como tenías agendado.

Hay personas que llevan bien ese ajetreo, aunque para otras puede llegar a convertirse en una verdadera prueba de obstáculos. Si eres de los que ya estás cansado de los compromisos  y aún no has empezado, quizás te venga bien regalarte alguna de estas sugerencias para que estas fiestas disfrutes de los reencuentros, de las sobremesas, de las medias noches y de las noches enteras.

 

christmas-dog_1366x768_sc

9 regalos para disfrutar más de la Navidad

Regalo 1: tiempo

Regálate al menos 10 minutos al día para ti, a solas. Para descansar físicamente, para reposar tantas emociones y para que se organicen en tu cabeza todos los estímulos de la jornada. De esa manera , podrás abordar la siguiente etapa con energías renovadas y con otra perspectiva.

Regalo 2: permiso

Permiso para establecer tus prioridades y poder decir que no a compromisos que no te sientas con fuerzas o con ganas de hacer. Permiso para ser libre. Date permiso para tomar las decisiones con el corazón y respetando tu intuición. Permiso para irte de una fiesta cuando te apetezca. No tienes que quedarte hasta el final para demostrar que te lo estás pasando bien.

Regalo 3: salud

La alimentación saludable y la gastronomía navideña no están reñidas, solo hace falta poner la atención en realizar las combinaciones equilibradas. Todo un reto, aunque es posible. Puede ser una manera diferente de abordar la restauración en estas fechas tan señaladas.

Regalo 4: creatividad

Más tarde o más temprano hay que enfrentarse a la compra del regalo. Al margen de Papa Noel y los Reyes Magos, el resto de los mortales nos buscamos la vida para conseguirlos. Este año aplica la creatividad a tus presentes. Dibuja, escribe, modela, inventa. Un objeto realizado por tus manos aporta tu tiempo, tus sentimientos y tu intención. Eso sí que es exclusivo.

Regalo 5: flexibilidad

Atascos en horas punta, tormentas localmente fuertes que dan al traste con tu plan de paseo vespertino y resfriados repentinos que recortan las salidas y las entradas. Son días en los que todo pasa sin cesar y al mismo tiempo. Céntrate en una prioridad y deja que el resto suceda como tiene que suceder. Fluye con las circunstancias.

Regalo 6: cantar 

Canta villancicos y la lotería. Alza la voz. Canta la risa y ríe cantando. En estos días los que tenemos mala voz nos podemos permitir dar el cante sin llamar la atención. Por experiencia lo mejor es improvisar un coro para disimular. Eso sí, cuidado con las grabaciones en vídeo, pueden llegar a ser muy traicioneras.

Regalo 7: inocencia

Sal a la calle con ojos de niño y descubre los colores en los adornos navideños. Mira tu reflejo en las bolas de los árboles y baila con los villancicos de los centros comerciales. Juega con los artistas callejeros. Escribe y envía tu carta a los Reyes Magos.

Regalo 8: naturaleza

Escápate dos o tres días. Acaba o empieza el año conociendo mirando nuevos paisajes, oyendo otros acentos y degustando sabores diferentes. Conecta con los elementos, observa los insectos en las flores y el viento en las nubes. Recíclate y explora caminos hasta ahora desconocidos.

Regalo 9: amor

Regala amor para ti y para todo aquel con el que te cruces. Envuelve los «te quiero» en cálidos abrazos y entrégalos con cariño y mirando a los ojos. Regala besos cálidos, tiernos, frugales y a distancia. Regala miradas cómplices, miradas de aprobación y miradas furtivas. Regala tu presencia y disfruta de la presencia de los demás. Regala vida, viviendo y compartiendo cada momento como lo que es, un instante único e irrepetible.

La vorágine de las fiestas ya ha empezado y es complicado abstraerse para reflexionar o mantener las prioridades. Aunque en tu mano esta que este año sea diferente. Atrevéte a reinventar tu Navidad y a vivirla como siempre soñaste.

¿Has cantado alguna vez delante de tu familia? ¿Cuándo fue la última vez que regalaste un te quiero a tu familia? ¿Cómo serían tus Navidades ideales?