viventi boca seca

A la hora de hablar en público para hacer una presentación, dar una charla o hablar en un medio de comunicación es importante que tengas en cuenta qué haces justo antes de hablar en público y en concreto qué bebes o qué comes justo antes de tu intervención porque puede tener consecuencias no deseadas en tu puesta en escena. Hay alimentos que favorecen la generación de saliva  y otros alimentos que pueden resecar la boca. Ninguno de los dos efectos son deseados, ya que cuando vas a hablar en público, lo ideal es que tu estado físico acompañe a tu estado mental y emocional de confianza. Así, que a partir de ahora, te recomiendo que estés atento a lo que tomas en los momentos previos a hablar en público.

Hablar en público con la boca seca

-“¿No tendrás un caramelo o un chicle por ahí? Con los nervios, tengo la boca seca.” A nadie le gusta hablar en público con la boca seca. Es incómodo para el interlocutor y el oyente. Muchas veces, para evitar la sequedad nos tomamos un caramelo o una bebida azucarada que sabemos que nos refresca y nos hidrata, aunque ¡cuidado con el azúcar!, puede amargar tu puesta en escena. Una producción excesiva, aunque momentánea, de saliva a la hora de hablar en público resulta molesta y dificulta seriamente la pronunciación.

En general, es conveniente que en los momentos previos a tu presentación, examen o entrevista evites los caramelos, las gominolas, bebidas azucaradas o los chicles que pueden provocar salivación y dificultarte la comunicación.

El café, para después

De la misma manera que es importante evitar ingerir alimentos que producen salivación, hay que tener en cuenta aquellos que secan la boca, entorpeciendo con ello nuestra pronunciación. En este grupo están incluidos el alcohol, el café y el tabaco.

Mejor prevenir

Si eres profesor, político, comercial o cualquier otra actividad profesional que te obligue a hablar en público durante muchas horas, es importante que tengas en cuenta el cuidado de tu cuerpo en general, ya que el funcionamiento de la maquinaria interna es importante a la hora de tu desarrollo personal  y profesional. Así, si se te seca la boca es preferible que bebas agua a pequeños sorbos, aunque también con moderación, ya que tampoco queremos llenar la tripa de agua.

La práctica habitual de la meditación también ayuda a gestionar el diálogo interno, que muchas veces es uno de los jueces más duros a la hora de evaluar cuando hablamos en público. Sin embargo, un diálogo interno equilibrado favorece tu desarrollo personal y profesional desde la confianza.

¿Qué haces para cuidar tu garganta?¿Practicas algún ejercicio o técnica para gestionar tus pensamientos y emociones?

¿Necesitas hablar en público y tienes miedo o sientes que no tienes la suficiente preparación? En Viventi hacemos entrenamiento de oratoria, tanto de forma presencial como online. Si quieres más información, pincha aquí.