¿Quieres saber cómo hablar bien en público? Una de las causas más comunes por la que a la mayoría de los mortales nos preocupa hablar en público es «quedarnos en blanco». También genera mucha angustia perder el argumento o enrollarnos demasiado.  A veces, quieres contar tantas cosas, que no sabes cómo ordenar tus ideas antes de hablar en público y desarrollas tanto nuestro argumento que alargas la exposición innecesariamente o pierdes el hilo.

Estos dos últimos casos causan un malestar profundo que en ocasiones va acompañado de un reproche, del preguntarse cómo hacerlo para hablar bien y por no tener la presentación lo suficientemente preparada. Todo ello ocurre de forma simultánea al momento de estar hablando. El diálogo interno en ese momento acapara gran parte de tu atención y acabas con la sensación de no saber qué has dicho, ni cómo, ni cuando. Por eso vamos a ver cómo ordenar tus ideas antes de hablar en público.

Para evitar el perderte en tu propia voz y tener claro la estructura de tu mensaje, puedes tener en cuenta las siguientes pautas en la próxima ocasión que tengas que presentar algún tema en público.

Cómo hablar bien ante una audiencia

 

Cómo hablar bien ante una audiencia

Si quieres hablar bien y tener claro lo que vas a contar, puedes seguir estos pasos:

a) Objetivo.

Lo primero a definir es el objetivo de tu mensaje. Aunque parezca algo obvio, a veces olvidamos para qué hablamos y nos preocupamos más por el cómo piensan que hablamos. Así que te propongo que cambies el foco de tu atención al propósito de tu intervención y reflexiones sobre lo que quieres: convencer, llevar a la acción, educar, vender, informar, entretener o cualquiera que sea tu finalidad.

Imagina que eres el presidente de una comunidad de vecinos que tiene que afrontar un gasto extra para reformas en el cuadro de luz del edificio porque está muy deteriorado y ha causado varios sucesos leves en los dos últimos meses. 

¿Vas a informarles de lo que ha pasado y decirles después que se van a realizar obras de reforma?

¿Vas a convencerles de que el actual estado de abandono del edificio es causa de la dejadez de presidentes anteriores?

¿Quieres que colaboren de que es un gasto necesario para la comunidad?

Cualquier que sea tu objetivo, es lo que te sirve de referencia a la hora de estructurar el contenido de tu mensaje.

b) Cómo ordenar tus ideas antes de hablar en público

Una vez que tienes claro tu objetivo, puedes inspirarte en estas tres fórmulas para ordenar tus ideas:

1.- Problema-solución.

Como hemos sufrido varios cortes de luz en los dos últimos meses, tenemos que realizar unas reformas de mantenimiento.

2.- Causa-efecto.

Hemos llegado a esta situación por el abandono en el mantenimiento de este edificio desde hace años, por lo que ahora mismo el nivel de riesgo de accidentes es bastante alto.

3.- Desventaja-ventaja.

El gasto extra de 50 euros para financiar las tareas se pasará en el próximo recibo. Para entonces, ya disfrutaremos de un renovado cuadro eléctrico en el edificio.

Estas tres formulas te pueden ayudar a elaborar el guión de tu presentación, discurso o charla.Puedes utilizar una fórmula  como estructura central sobre la que redactar tu texto e ir alternando con otras en el desarrollo del asunto. También puedes probar a ordenar tu contenido por orden cronólogico o bloques temáticos. Una vez que tienes fijado tu argumento, podrás emplearte en otros aspectos de tu exposición como la expresión, la dicción o el lenguaje del cuerpo.

Elaborar un guión te ayuda a prepararte antes de hablar en público. Además de ordenar las ideas, memorizas tu tema, anclas los puntos principales e interiorizas el hilo conductor de tu discurso. Incluso, comprobarás que si practicas esta propuesta, serás más flexible y podrás jugar con tu mensaje en el transcurso de tu puesta en escena.

Lo importante es que encuentres tu método para mantener la atención puesta en el orden de tus ideas. El orden que tú quieres y que en el que puedes fluir con naturalidad y espontaneidad, dando espacio a las improvisaciones y emergentes.

 

¿Nos contarías tu fórmula para ordenar tus ideas al hablar en público? ¿Cuál ha sido el despiste más grande que has tenido durante una intervención? ¿Piensas que te enrollas demasiado y aburres a tu público?