¿Cómo te llevas con el dinero? ¿Cuál es tu relación con él? ¿Piensas que es algo sucio o por el contrario es algo que gusta, te atrae y quieres lograr a cualquier costa? ¿Quizás tu relación con él tenga que ver más con la necesidad porque necesitas que entre en tu vida a raudales y que llegue la abundancia? También es posible que nunca hayas tenido problemas y que siempre haya fluido con abundancia. Si es así, bien por ti. Si quieres saber cómo mejorar tu relación con el dinero en tres pasos en este post te daré algunas claves para hacerlo.

Durante el último año me han llegado muchas personas para trabajar su relación con el dinero con coaching wingwave, un sistema de coaching breve que es el que más uso en mis sesiones y que trabaja testando el cuerpo (si quieres saber más, puedes ver esta entrevista en la que cuento qué es). Con este tipo de coaching podemos ver dónde esté el problema con el dinero y qué es lo que nos estresa respecto a él, así como tener una visión sistémica de la relación con el mismo.

Cuando hablamos de una visión sistémica nos referimos a descubrir cómo las relaciones con nuestra familia de origen, a través de la que hemos aprendido a relacionarnos con el mundo, han marcado nuestra manera de relacionarnos con el dinero o con cualquier otro asunto, como la pareja, la comida o la enfermedad.

Cómo es tu relación con el dinero

Es curioso, pero hay personas que lo que no soportan es querer el dinero: el simple hecho de llevárselo al corazón ya es un suplicio. Creen que hay algo sucio en ganarlo y quererlo, como si por el hecho de amar el dinero ya se tuvieran que sentir culpables. Cuando trabajo con una persona de este tipo la labor consiste en aprender a amar el dinero, a quererlo, ya no por lo que representa sino por su relación con la energía de la abundancia, con el hecho de poder dar y recibir.

A otras lo que les cuesta trabajo es aguantarlo, retenerlo, como si les quemara en las manos, mientras que hay otras personas que lo que aguantan es soltarlo, volver a entregarlo al mundo y volver a ponerlo en circulación. Necesitan tenerlo bien cogido para sentirse fuertes y seguras.

Resulta curioso, pero una de las situaciones que más descoloca a muchas personas es recibir dinero, sobre todo si creen que el dinero es algo sucio o negativo. Al fin y a al cabo, ahí una sensación de despreciar el dinero, como si fuera algo malo. Esto sucede mucho a las personas que quieren dedicarse al mundo del coaching, la terapia o al de la ayuda, como cuento en este post.

También es habitual relacionar el dinero con algún miembro de la familia que resaltó bien por tener mucho o por tener una relación difícil con él. Hay personas que se identifican con ese miembro de la familia que fue pobre y, de forma inconsciente, creen que también han de ser pobres. También pueden rechazar esa pobreza y ahorran con ahínco para evitarla y para evitar la escasez.

Cómo mejorar tu relación con el dinero en tres pasos

Lo primero es examinando cuál es tu relación con el dinero, cómo te llevas con él y qué supone para ti. Puedes hacer un recorrido por tu vida y en un papel anotar:

  1. ¿Cómo ha sido mi relación con el dinero en mi vida? ¿Cuánto es lo máximo que he tenido? ¿Y lo mínimo? ¿Hay algún patrón que se repita?
  2. ¿Cuáles son las creencia de tu familia de origen respecto al dinero? Puedes anotar en ese papel cuatro o cinco frases que repitieran sobre el dinero y que tú sientas como tuyas. En mi casa, una de las ideas que se repetía es que «el dinero cuesta mucho trabajo ganarlo» o que «los ricos eran malos». Con creencias como este tipo, te puedes hacer una idea de cómo ha sido durante muchos años mi relación con el dinero: he trabajado mucho y duro para ganarlo.
  3. Fíjate algún objetivo relacionado con el dinero, como ganar determinada cantidad en determinado periodo y establece un plan de acción, en el que reflejes los pasos que tienes que dar, para llegar a conseguirlo. ¿Cuáles son los obstáculos que piensas que tendrás? ¿Cómo se te ocurre que puedes superarlos?

Una energía que fluye

En definitiva, como cuenta Sistemia Consulting en este post, el dinero es una energía que fluye. Pensar en él como una corriente de agua que va fluyendo puede mejorar tu relación con él. Lo normal es que creamos que el dinero es algo escaso, que hay poco, cuando en realidad el dinero que hay en circulación es siempre el mismo. ¿Cómo llegar a él? Simplemente poniéndote en el lugar por el que esa corriente fluye. Cuando estás en ese lugar sin las creencias limitantes que te mencionaba arriba, el dinero llega.

Yo durante los cuatro últimos años he aprendido mucho sobre el dinero. Al abrir Viventi todas mis previsiones económicas se vinieron abajo y tuve que vivir de mis ahorros durante los primeros años, hasta que Viventi comenzó a arrancar. Durante estos años he aprendido mucho sobre cuál es mi relación con el dinero, con la abundancia y muchas de mis creencias limitantes se han hecho añicos, como esa de que el dinero es algo escaso.

Pensar en el dinero como algo abundante y como una energía me ha ayudado a ponerme en otro lugar más sano, en el que intento que se pongan mis clientes cuando llegan a hacer un proceso a través de sesiones de coaching wingwave para trabajarse su relación con el dinero y con la abundancia. Ahora ya soy capaz de hablar abiertamente en un post sobre el dinero sin ruborizarme porque, créeme, hace un par de años hubiera sido incapaz de hacerlo.

¿Cuál es tu relación con el dinero? ¿De qué te has dado cuenta al leer este post? ¿Cómo crees que puedes mejorarla?