Este año te propongo un reto. Te propongo que lleves la cuenta de cuántas veces y a quién le dices esta frase: “Feliz Navidad y próspero año nuevo”. Puedes llevar una libreta en la que lo vayas anotando. O también puedes hacerlo a la inversa, hacer una lista de las personas a las que quieres enviar estos deseos e ir marcando cada vez que les transmites este mensaje. Y es que en estas fechas, tiramos del clásico  y repartimos felicidad y buenas intenciones, en ocasiones, de manera automática, como quien pide una hamburguesa en el hamburguer-auto. Este año te propongo que comuniques de manera consciente y que desees felicidad a quien tú quieras y cuando tú quieras.

Comunicación consciente

¿Te has parado a pensar qué le deseas a alguien cuando le dices “Feliz Navidad y próspero año nuevo”? ¿Sientes el significado de estas palabras? ¿Eres consciente de cómo se lo expresas? La propuesta este año es que cada vez que pronuncies esta frase te detengas a escucharte, a sentir el alcance de esta expresión y a mirar a los ojos a la persona a la que van dirigidas. La propuesta es que vayas más allá de la frase hecha, para que pronuncies un deseo sincero y de corazón, porque para lo políticamente correcto ya están las vallas publicitarias.

La comunicación consciente necesita tu implicación en todo y con todos los sentidos. La comunicación consciente es ser consciente de lo que dices y cómo lo dices. La comunicación consciente es preocuparte porque tu receptor reciba tu mensaje tal y como tú se lo quieres transmitir. Por eso es importante la coherencia. Si tienes resentimiento hacia alguien y le deseas buenas intenciones, que sepas que la comunicación es completa, y que el mal rollito va incluido en la notificación.

En esta época en la que casi nos vemos obligados a comer la Navidad desde el mes de octubre, a reservarla desde noviembre y a celebrarla desde primeros de diciembre, cuando llega la fecha en cuestión, la del calendario, estamos mareados con tanta iluminación parpadeante y hastiados de anuncios de colonia. Así, que, cuando de verdad toca decir “Feliz Navidad y próspero año nuevo”, en ocasiones, estamos tan cansados que lo expresamos como un trámite más de estas fechas, en lugar de transmitir felicidad y deseos sinceros, que al fin y al cabo es lo que encierra esta expresión.

Feliz Navidad y próspero año nuevo

Así que la propuesta para este año es que pongas atención en tu comunicación. Respetando tus emociones y tus necesidades. Tienes todo el derecho a estar estresado , aunque no es justo que vayas repartiendo estrés, solo porque tú te sientes así.  Así que si crees que vas a comunicarte desde el estrés, medita antes qué vas a decir, a quien y para qué. A veces, solo queremos pasar la pelota, como si de un juego se tratara, y, aunque la vida hay que tomársela con humor, no todos estamos jugando la misma partida.

viventi_feliz_navidad

 

Te propongo que cuando felicites a alguien, le dediques su momento, en tiempo y en espacio. Si es en persona, que lo mires a los ojos y, respetando siempre a la otra persona, con tacto le cojas la mano o le abraces. El contacto físico es algo muy personal, aunque nunca viene mal un cálido apretón de manos o un abrazo. Hasta la gata más arisca ronronea cuando se le acaricia tras las orejas.

Y para terminar, gracias por haber dedicado tu tiempo para llegar hasta estas líneas.

¡Te deseo que te respetes esta Navidad y que el próximo año des rienda suelta a tu creatividad!