El Elevator Pitch es un concepto que introdujo en los años 80 el empresario estadounidense Phil Crosby en la presentación de proyectos empresariales. La particularidad de este método es que limita la exposición a menos de tres minutos, tiempo estimado de un trayecto en ascensor. Esta fórmula es la que se aplica en muchos encuentros de empresarios y emprendedores hoy en día. Solo como referencia, en las últimas semanas he recibido dos invitaciones a dos eventos con este formato (puedes consultarlos en CIT Marbella y Málaga Option).

Si hablar en público muchas veces resulta complicado, añadirle el condicionante del tiempo limitado en el que tenemos que dar lo mejor de nosotros nos genera una presión añadida que puede bloquearnos y dejarnos la mente en blanco o bien, nos pone más nerviosos y hablamos muy rápido para aprovechar el tiempo. En cualquier caso, ambas actitudes perjudican nuestro mensaje y acabaremos con sensación de insatisfacción.

Business Communication Duplicate model

 

Cómo preparar un Elevator Pitch en 5 preguntas

  • ¿Cuál es tu objetivo? El objetivo de este tipo de presentaciones es captar la atención y despertar la curiosidad hacia tu producto o servicio. Para definir de manera precisa este punto hace falta que puntualices de una manera concreta el concepto de tu actividad.

Ej: En Viventi nos dedicamos al desarrollo profesional y  personal.

  • ¿Cómo lo vas a contar? Es recomendable que elabores un discurso directo, apelando a tu audiencia, con frases cortas y en tiempo presente.

Ej.: Las áreas de actuación de Viventi Comunica son: Coaching, comunicación y www.gaetanehermans.org

  • ¿Qué vas a contar? Centra el contenido de tu mensaje en tu marca o en tu nombre, para que quede claro quién eres o a quién o a qué representas. Apela a los resultados de tu servicio y a la diferencia con la competencia.

Ej.:Trabajamos con el capital humano poniendo en valor el talento individual para ponerlo al servicio de tu organización.

Generamos dinámicas de equipo que optimizan los recursos internos de tu empresa. Creando un ambiente de trabajo en el que la suma de la excelencia y potencial individual es superior a la labor de cada uno de ellos por separado. 

Viventi gestiona tus problemas y situaciones a resolver para que tú solo tengas que preocuparte por la rentabilidad de tu marca. 

En Viventi trabajamos con el capital humano creando un espacio para la expresión del talento, la creatividad y la productividad individual facilitando la mejora interna en beneficio de la organización y del entorno en el que se desarrolle. 

  • ¿En qué orden lo cuento? Asegúrate un buena primera frase. De eso va a depender que te sientas más seguro o segura el resto de tu intervención. Una frase en la que puedas apoyarte, que te de fuerza y a la que puedas acudir cada vez que dudes o pierdas el hilo. Realiza el desarrollo con frases cortas y directas. Despídete con una frase abierta o con una pregunta abierta, dejando así a tu público con curiosidad y con ganas de seguir hablando contigo sobre esa cuestión que has planteado al final, y que puede sugerir otras consultas.

Ej.: ¿Te gustaría gestionar el estrés y transformarlo en impulso creativo para tu proyecto?, ¿Para qué es bueno que tus empleados conozcan los valores de tu idea?, ¿Qué pasa cuando un trabajador o compañero cuestiona tu tarea?

  • ¿Cómo lo preparo? Para obtener el efecto deseado el día de la ejecución es imprescindible incluir un plan de entrenamiento de cara a la puesta en escena del discurso. Algunas de las técnicas que aplicamos en Viventi, incluidas en nuestro Programa de Desarrollo Profesional, están basadas en la PNL, como la visualización o el modelaje. La primera consiste en visualizar de una manera casi real el momento para estar preparado. Es mucho más que imaginártelo. A través de un acompañamiento seguro, serás capaz de hacer «como si» estuvieras realizando el discurso viviendo las mismas sensaciones. De esa manera, podrás aprender a gestionarlas.

Cómo ejecutar un Elevator Pitch en 5 pasos

  • La imagen. La imagen que proyectas es importante, aunque más importante es que tú te identifiques con esa apariencia. Elige prendas con las que estés cómodo o cómoda, que te definan y al mismo tiempo inspiren tus valores y tu concepto. Por supuesto, es importante que tengas en cuenta el entorno en el que va a tener lugar el evento.
  • Velocidad del discurso. Como he mencionado en párrafos anteriores, ante la presión de los «menos-de-tres-minutos» nos da el agobio de que se nos van a quedar cosas por decir y hablamos muy rápido para contarlo todo. Error. A más información, mayor riesgo de que tu mensaje no se interprete con claridad. Pronuncia todas y cada una de las letras de cada palabra y cada palabra de cada frase. Es mejor se que queden con ganas de preguntarte más cosas a que no entiendan lo que cuentas.
  • Modulación de la voz. Jugar con el volumen y el tono de la voz ayuda a mantener la atención del público. Puedes poner énfasis en los puntos que creas necesario. Las preguntas y el silencio crean expectación. Atrévete a darle vida a tu argumentación poniendo un poco de teatro a tu charla.
  • Mirada directa. Mira a tus oyentes. Míralos a los ojos y, de vez en cuando, contempla a toda la audiencia. Te acerca a ellos y así tú también te sentirás acompañado o acompañada. Mirando a la audiencia también darás una imagen de estar ahí de verdad, que no eres un robot que reproduce un texto memorizado.
  • Lenguaje no verbal. Es la última recomendación, aunque no por ello la menos importante. El lenguaje no verbal constituye más del 90% de nuestro mensaje. Normalmente, los Elevator Pitch se realizan de pie, por ello, hay que fijarse en apoyar las dos piernas paralelas, es decir, no cruzar un pie delante de otro, ni apoyarnos en una cadera y poner el otro pie delante, por ejemplo, como si fuéramos a arrancarnos por bulerías. De pie, firme, piernas paralelas, caderas ligeramente inclinadas hacia adelante, barriga apretada, hombros hacia atrás y barbilla perpendicular al suelo. Acompaña tu discursos con los brazos, con gestos que refuercen el  contenido de tu mensaje.

En definitiva, para ejecutar un buen Elevator Pitch es necesario un tiempo previo de preparación, de manera que tú puedas detectar tus fortalezas en las que afianzar tu presentación y mejorar tus debilidades, para transformarlas en acción positiva. De esa manera, podrás aprovechar cualquier oportunidad que se te presente y podrás afirmar que la limitación de tiempo no será una amenaza para ti.

¿Cuáles con tus dificultades a la hora de preparar un Elevator Pitch? ¿Quieres compartir alguna recomendación que te vaya bien a ti? ¿Qué es lo que más te preocupa a la hora de afrontar un evento como este?