¿Te han dicho en el trabajo que tienes que dar una charla y estás pensando en cambiar de empleo? ¿Tiene una presentación ante tus jefes y te puede la ansiedad? Si crees que lo has intentado todo para reducir los nervios ante el momento y aún no lo has conseguido, en este vídeo te propongo cómo preparar tu charla en cuatro etapas: definición objetivo, recopilación de material, desarrollo y entrenamiento.

Lo primero que vamos a hacer es considerar el día de la charla como el final de todo un proceso. Un proceso en el que vas a tener tiempo para familiarizarte con el tema, desarrollarlo de la manera más eficaz posible, según tu objetivo, tiempo y público al que va destinado. El entrenamiento es una parte muy importante de todo el proceso, ya que te va a dar la oportunidad de definir qué quieres contar y cómo lo quieres contar.

Y recuerda que hablar es una acción, y como tal, se aprende y se mejora desde la experiencia. Una vez que tengas claro el qué quieres contar, pasa a la acción y practica el cómo lo quieres contar. Cuanta más coherencia haya entre tu comunicación verbal y tu comunicación no verbal, tu mensaje se transmitirá de manera más eficaz y el público te comprenderá mejor.

Si tu problema es que piensas que vas a perder el hilo de tu discurso en mitad de la charla, en este vídeo te propongo varias fórmulas que te ayudarán a desarrollar tu mensaje de una manera fluida y congruente. De esa manera, podrás  enriquecer tu discurso con datos y anécdotas interesantes y entrenidas manteniendo el foco en tu hilo argumental central .

Espero que este vídeo cómo preparar una charla te guste y te resulte útil.

Si quieres más información sobre nuestro entrenamiento en oratoria o formación de portavoces tienes toda la información en este enlace.

Espero tus comentarios.