Si más de una vez te has dicho “tengo miedo a hablar en público”, es muy posible que tengas la sensación de que el momento de la puesta en escena sea similar al del gladiador que sale a la arena. Primero, el paseíllo hasta el lugar indicado para dar tu discurso, charla o conferencia. Lo siguiente que te espera es una lucha a vida o muerte con el león, o lo que es lo mismo, con tu texto. Así sea la pelea, obtendrás o no el clamor de la concurrencia. Finalmente, la mano del Supremo decidirá si tu actuación ha sido merecedora del éxito o no.

Visto así, entiendo que evites ese momento como gato que huye del agua.

Ahora bien, ¿qué pasaría si pudieras disfrutar de ese momento? ¿Qué pasaría si el lugar de terror, tuvieras ilusión? ¿Si en lugar de pensar que te vas a quedar en blanco, pensaras en todas las ideas que quieres compartir con tu público? ¿Qué pasarías si en lugar de sentir que haces el ridículo, sintieras seguridad y confianza en tus habilidad de comunicar?

Coaching Wingwave para combatir el pánico escénico

Cuando un cliente me plantea esa cuestión, lo primero que pregunto es si ha tenido alguna experiencia dolorosa o difícil relacionada con este asunto. Curiosamente, no todos coinciden en que la hayan tenido, al menos conscientemente. Y digo conscientemente, porque al trabajar el miedo a hablar en público con coaching wingwave surgen del pasado momentos en los que, de alguna manera u otra, se ha puesto en tela de juicio, su manera de comunicar. Una obra de teatro en el colegio en el que te sentiste desplazado o una discusión en un tono más alto de lo habitual han podido grabar en tu cuerpo una reacción que se despierta en tu presente en situaciones que el cuerpo interpreta como similares.

Como persona adulta que eres, comprendes perfectamente que el público no es una manada de leones, que tu vida no depende de la aprobación del público y que el éxito está más relacionado con una satisfacción interna que con un reconocimiento externo. Sin embargo, el cuerpo, que tiene memoria más allá de tus recuerdos conscientes, reacciona ante lo que entiende, por experiencias anteriores, como una amenaza, despertando los resortes de defensa, generando un estrés desproporcionado.

Cómo cambiar el “tengo miedo a hablar en público” por “puedo hablar en público”

En el entrenamiento en oratoria que desarrollo en Viventi con mis clientes tiene dos vertientes: por una parte, trabajamos el miedo con coaching wingwave,  un método que te permite entender, desde las sensaciones corporales que tienes en la actualidad, el origen de tu angustia y bloqueo a la hora de hablar en público. La parte mecánica la trabajamos en sala, con grabaciones de puesta en escena en diferentes supuestos que te permiten observarte, analizarte y aprender a gestionar las emociones para incorporarlas a tu discurso, desde la seguridad y la confianza. Poniendo la atención en el objetivo de tu acción, más que el juicio de tu audición. 

El objetivo del entrenamiento es que, miedos al margen, hagas uso de todos tus recursos actuales,  a través de técnicas que te faciliten la integración de nuevas maneras de expresarte. En ocasiones, la oportunidad de hablar en público forma parte de un actividad profesional que incluye muchas más tareas, aunque el pánico a esta situación enturbia todo lo relacionado con tu labor: focalizando tus pensamientos en la angustia a esa acción, el resto del trabajo se vuelve complicado y tedioso.

El miedo a hablar en público se puede manifestar en muchos contextos, no solamente en el trabajo o ante un auditorio. También en un grupo de amigos, incluso con la familia. Si crees que ha llegado la hora de elegir cuándo, con quién y cómo quieres hablar echa un vistazo a mi entrenamiento de oratoria y si quieres una sesión informativa conmigo rellena en formulario que te encontrarás en esta página.