Uno de los principales problemas que tenemos cualquier currante, ya sea por cuenta propia o ajena, es organizar la jornada laboral y aprovechar de la mejor manera posible el tiempo. Parece que siempre nos faltan horas para hacer todo lo que queremos hacer. Para mí una de las herramientas más poderosas que existen a la hora de organizarme en el día a día son los mapas mentales. Creados por Tony Buzan en sus años de universitario, suponen una manera fácil e intuitiva de recordar todo lo que hay que recordar además de crear nuevas conexiones neuronales que nos permitan explotar toda nuestra creatividad.

Tony Buzan cuenta que él pronto se dio cuenta de que tomar los apuntes de forma lineal era algo limitado. ¿Qué pasaba si un profesor estaba hablando sobre un tema, saltaba a otro y volvía al anterior? Poco a poco comenzó a tomar apuntes de otra forma, con colores, de una forma visual, esquemática, comenzó a sacar muy buenas notas con esa forma de tomar apuntes y desarrolló lo que hoy conocemos como los mapas mentales.

Hace tiempo que uso esta técnica para llevar toda la planificación de mi empresa: desde los talleres a desarrollar hasta cómo vamos a enfocar la planificación de los posts. Además, se la enseño a mis clientes de coaching y de desarrollo profesional para que tengan una herramienta con la que organizarse mejor. Lo hacía de forma intuitiva, a veces a mano y a veces usando herramientas que hay en internet para su elaboración. Pero ha sido ahora cuando ha caído en mis manos el libro de Buzan ‘Cómo crear mapas mentales’ cuando me he animado a escribir un artículo sobre cómo crearlos y aprovecharlos para planificar el día a día.

Primero te cuento qué es un mapa mental: es un método de análisis que permite organizar con facilidad los pensamientos y utilizar al máximo las capacidades mentales que ya tienes. Por ejemplo, éste es un mapa en el que reflejo cuáles son mis tareas para hoy:

mapa-mental-Viventi

 

 

Como ves, hay una imagen central a partir de la que irradia el resto de ideas. Cada una de las ramas que irradia de la imagen central describe una tarea diferente que voy a realizar durante el día de hoy, como llevar a mi gata Gula a la veterinaria o escribir este post para el blog de Viventi.

A la hora de hacer un mapa mental debes saber que todos tienen algo en común: nacen en una imagen o una palabra central a a partir de la que se irradian ideas. El uso de palabras sencillas, de imágenes y de colores que te ayuden a relacionar las ideas harán que los mapas mentales sean más efectivos y sea más divertido hacerlos. Para hacer un mapa mental sólo necesitas una hoja de papel en blanco, rotuladores de colores y tu imaginación. ¿A que es sencillo?

Tony Buzan enumera siete pasos para crear un mapa mental:

1. Al igual que he hecho yo con mi mapa, empieza por el centro de una hoja en blanco

El objetivo es que tu cerebro tenga la libertad de moverse en todas direcciones y expresarse de la forma más natural posible.

2. Dibuja en el centro de la hoja una imagen que simbolice tu idea principal

En mi caso he optado por un reloj que me recuerde que estoy en el aquí y en el ahora y que las tareas son para ahora, no para mañana. ¿Por qué dibujar una imagen en el centro? Tony Buzan dice que porque una imagen central facilita la concentración y despierta el cerebro.

3. Utiliza muchos colores

Los colores excitan el cerebro y añaden vitalidad, frescura y diversión a tu mapa, además de darte energía positiva.

4. Irradia

A partir de la idea principal y la imagen central, irradia hacia el exterior las palabras clave y las ideas más importantes relacionadas con el tema que has escogido. Conecta todas las ideas mediante líneas o ramas porque tu cerebro trabaja mediante asociaciones. Explica Buzan que si vinculas todas tus ideas mediante líneas o ramas cada vez más finas a medida que te alejes del centro, te será más fácil recordarlas. Piensa en un árbol. La idea es que estructures tus pensamientos del mismo modo.

5. Curvas

Se trata de que traces líneas curvas en lugar de rectas porque las líneas rectas aburren al cerebro. Las líneas curvas son más atractivas y capturan la atención de los ojos con más facilidad.

6. Una sola palabra clave por línea

Así tu mapa mental tendrá más flexibilidad y contundencia. Cada palabra clave o imagen contiene en sí misma un amplio abanico de asociaciones y de conexiones. Cuando utilizas por separado las palabras clave, le das a cada una más libertada pra irradiar nuevas ideas y pensamientos. «Un mapa mental repleto de frases es como una mano con todos sus dedos rígidamente entablillados», afirma Buzan.

7. Utiliza muchas imágenes

Ya se sabe: una imagen vale más que mil palabras.

Estas son las claves para comenzar a organizarte tu día a día con los mapas mentales. Si te has animado a probarlo, me encantaría que compartieras con nosotros cómo te ha ido.